Regístrate,

y aprovecha las oportunidades en Finco Online.


Conocer qué valor tiene mi patrimonio en inmuebles o simplemente querer vender una propiedad son situaciones que ameritan de un proceso de tasación, ya sea a través de una entidad bancaria o de un profesional (tasador), con el fin de que el valor sea el adecuado y sin distorsiones.

Si bien por las restricciones de la pandemia, como cuarentenas, hicieron que este tipo de servicios sufrieran un frenazo, hoy ante el panorama de mayor apertura existe una tendencia futura a la normalización de estas operaciones.

El constructor civil Juan Pablo Cuevas, socio de la CChC Concepción y tasador, explica que ésta es una operación que estima el valor de un bien raíz en un momento determinado. “Por lo general, el análisis considera el mercado de similares, el costo de reposición y los flujos de renta en su vida útil”.

El tasador emite este valor con total independencia y, a juicio de Cuevas, es muy necesario que el experto sea un profesional dedicado al tema o una empresa con cierto prestigio.

Asimismo, advierte que es primordial que pueda conocer la propiedad o sitio a evaluar, incluyendo necesariamente una visita presencial al lugar o inmueble con el fin de que se analice el estado de conservación y que no sea una “tasación de escritorio o remota”.

Lo anterior, podría implicar un riesgo para el propietario al momento de vender la propiedad y tener que acreditar que el método que se utilizó para asignarle el valor era el correcto y adecuado, además de que realmente se calculó el valor que correspondía.

EL PRECIO EXACTO

¿Cuándo es aconsejable realizar esta solicitud? El profesional afirma que se sugiere realizar una tasación ante toda gestión que requiera considerar el valor del bien, esto es desde ventas, posesiones efectivas o garantías bancarias, por nombras algunas.

Cuevas menciona que, en el caso de los bancos, la tasación define el valor de los bienes que se constituirán en una garantía y que resguardarán como segunda fuente de pago de un crédito.

El proceso de tasación va a depender del tipo de bien que se requiera someter al servicio. Pero, también, influye la gestión y la entidad que lo solicita. “Siempre se ejecuta por un profesional y con un análisis fundado”, aclara Cuevas.

Explica que se inicia con la recolección de antecedentes, para luego inspeccionar el bien y su entorno, de modo de evaluar y acotar su valor probable.

De esta forma, las variables que determinan una tasación son el bien, el solicitante y el objetivo. Cuevas agrega que “por ejemplo para la banca se determina el valor de tasación, de liquidación y el seguro. Sin embargo, un caso distinto son las variables que considera una tasación particular, donde la superficie, estado, programa, usos alternativos, emplazamiento y equipamiento podrían definir su valor.

La gran ventaja de este proceso radica en conocer la definición del valor, ya que como dice el especialista, el rango debiera ser bastante acotado y cercano al eventual comportamiento del bien en caso de salir al mercado.

A CONSIDERAR

La tasación de un inmueble establece su valor, sea una casa, departamento, oficina, terreno o empresa. Este valor considera por lo general los siguientes ítems: tamaño, ubicación, número de habitaciones, baños, antigüedad de la propiedad, calidad de materiales, cercanía a puntos de interés (colegios, servicios y vías de acceso), valor del terreno, área construida, entre otros.

Si vas a comprar una propiedad con crédito hipotecario, el monto máximo a financiar estará siempre supeditado al resultado de la tasación del inmueble.

Si necesitas realizar una tasación particular, puedes acceder aquí al listado actualizado de los consultores habilitados para actuar como tasadores de inmuebles avalados por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Compartir